Aprender de nuestros errores

El fracaso no hay que relacionarlo con una equivocación o con un error. Se puede aprender de todo, hasta de un fracaso. El que no fracasa nunca, es el que no ha intentado nunca hacer algo.

Desde pequeños nos enseñan lo malo que es fracasar. En Estados Unidos los fracasos son valorados como pruebas de experiencias vividas. Y de los errores también se aprende.

Un ejemplo muy claro es de Edison cuando estaba tratando de inventar la bombilla.Su método fue el de la prueba y el error. Cada vez que cometía un “error” aprendía cómo no hacer de nuevo mal las cosas.

Nadie niega que los errores puden costar dinero y pueden tener otro tipo de costes. Pero, hay que saber qué podemos hacer para sacarle partido a un error. Muchos descubrimientos científicos han sido fruto de un error o equivocación.

Fernando Trías de Bes, colaborador del programa de RTVE “Tips” nos ofrece una seria de buenos consejos para sacar partido de nuestros errores y no considerar que el fracaso tiene que ser siempre malo.